Argentina cerrará 2018 con un descenso de 2,6% de su PBI, impulsado por los movimientos en el tipo de cambio y el acuerdo con el FMI. Se moderaría la baja en 2019 con una caída de 1,8%, según un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de las Naciones Unidas (Cepal).

La economía tuvo una inflexión tras el crecimiento de 2,9% registrado en 2017, precisó la Cepal en su Balance Preliminar de la Economía Regional, que el organismo presentó en Santiago de Chile. Además, el documento detalló que la inflación se aceleró en Argentina a 45,9% interanual en octubre, frente al 25% de fines de 2017, marcada por la solicitud de asistencia financiera al FMI.

LEER MÁS: El dólar bajó pero el riesgo país sigue por las nubes

De esta manera, el PBI por habitante cerrará 2018 con un retroceso de hasta 3,9%, teniendo en cuenta que en 2017 se registró una suba de 1,9%, mientras la inflación debería terminar el año con una tasa de 45,5% y el desempleo urbano en 9,4%, frente a 8,4% del año anterior.

Por otra parte, la balanza de pagos cerrará con un déficit de U$S 25.201 millones en la cuenta corriente y un superávit de u$s23.134 millones en la cuenta de capital y financiera.

En esta nota