#AltaData | Se cayó la Operación "La Cámpora copó todo" Suscribite

X

El hombre que filmó su casamiento en los 80' ahora tenía la tarea de contar, mostrar y grabar la parte más importante de su vida: los primeros 18 años de la vida que formaron a Keith Richards hasta ser un Rolling Stone.

El director designado fue Julien Temple, un documentalista inglés que realiza films sobre todo de músicos (The Clash, Bowie, Joe Strummer, Sex Pistols, entre otros). Richards se lo cruzó atrás del escenario en 2013 antes de un show en Glastonbury y le tiró la idea que en 2016 vería la luz: "Keith Richards: The Origin Of The Species".

Bombas, nazis, ametralladoras y una Londres en ruinas. En medio de la Segunda Guerra Mundial nació un bebé llamado Keith Richards. Sucedió un 18 de diciembre de 1943 en una Dartford bajo escombros.

En esa ciudad de la periferia londinense se crió Keef. Allí trasciende gran parte de la película, que cuenta con un trabajo de archivo enorme, con publicidades y fotos de la época mezcladas con algunos retratos de un Keith que pasa de bebé a niño.

Keith cuenta el origen de su especie, única en el planeta. De cara a la cámara con un plano corto, con vincha jamaiquina, anteojos y un cigarrillo siempre prendido va narrando su vida en forma cronológica durante una hora y media.

keith_richards_the_origin_of_the_species-660196964-large.jpg
<div>Keith Richards: The Origin Of The Species</div>
Keith Richards: The Origin Of The Species
Keith Richards: The Origin Of The Species

Allí le da impulso a una serie de aventuras, maldades, ternuras y rebeldías de sus años como menor antes de cruzarse con un tal Mick Jagger en 1961 en la estación Dartford en un tren que los llevaría rumbo a ser la banda más grande del rock.

Este film de Temple, que llegó a la Argentina por primera vez de la mano del BAFICI, está musicalizada por una serie de canciones de la época entre los que se intercambian temas de los Stones, Bob Dylan y va hasta a Elvis Presley, pasando por forajidos bluses.

Las canciones de los Stones solo cuentan con intro, solos y partes instrumentales de las versiones originales. La voz de Jagger recién asoma en el final de la película, que cierra con la versión completa de Stray Cat Blues (1968). También el rostro del frontman y el del resto de los Stones solo están presentes en imágenes finales cuando aparece parte del video clip de Jumping Jack Flash donde están todos disfrazados de indios americanos.

"Si eres músico y no escuchás blues seguramente te conviertas en una estrella de pop", lanza Richards sobre el final cuando comienza a hablar de música, cuestión que no ahondó en el film.

Pocas veces se lo ha escuchado hablar de política y economía como lo hizo para este documental. Laboralistas, fascistas, iglesia, religión y socialismo, los temas por los que Richards despliega su conocimiento y da definiciones sobre su ideología.