El ministerio de Trabajo bonaerense dictó la conciliación obligatoria en el conflicto docente por lo que el lunes deberían reiniciarse normalmente las clases en la provincia de Buenos Aires. De esta forma, queda en suspenso el paro por 72 horas determinado por el Frente de Unidad Gremial (FUG).

En la disposición se insta a "intimar a las partes a retrotraer la situación a la fecha anterior al inicio del presente conflicto, procediendo a la suspensión inmediata de las medidas de acción directa dispuestas y a abstenerse de adoptar cualquier otra que pudiere implicar una modificación directa o indirecta de las relaciones de empleo y del funcionamiento y/o prestación de los servicios a cargo, debiéndose garantizar su normal y habitual desenvolvimiento por el termino de quince días hábiles".

Frente a la conciliación obligatoria, los sindicatos docentes evaluaban este viernes los pasos a seguir. La medida de fuerza fue anunciada por los cinco sindicatos que conforman el Frente de Unidad Docente, al no llegar a un acuerdo con el Gobierno por salarios. "Por salarios congelados desde 2017. El FUDB anuncia el no inicio con paro de 72 horas", señalaron SUTEBA, SADOP (privados), Federación de Educadores Bonaerenses, AMET (Enseñanza técnica) y UDOCBA.

El lunes último, los sindicatos rechazaron la oferta del 15% de incremento más un 1,7% de ajuste por material didáctico, con la posibilidad de retomar el diálogo en agosto para continuar la paritaria. Este viernes, la presidente de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), Mirta Petrocini, aseguró que el Gobierno provincial "elije agudizar el conflicto con los docentes para disimular sus evidentes problemas políticos".

"Hay funcionarios que nos acusan de llevar adelante medidas de fuerza con oscuros trasfondos políticos, cuando en realidad no hemos hecho más que mostrar durante todo este conflicto voluntad de diálogo y soportar agravios constantes", concluyó la representante sindical.