Tras el encuentro del presidente Mauricio Macri con diferentes gobernadores peronistas, los dirigentes manifestaron que quieren "lo mejor para el país", pero señalaron que el responsable de gobernar es de la gestión del Presidente.

El gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, afirmó: "Nosotros pondremos lo mejor para que al país le vaya bien, ellos deben gobernar, ganaron la elección".

Y continuó: "Entendemos que teníamos que estar presentes ante la invitación del Presidente, sobre todo en un momento de turbulencia financiera, donde debemos asumir la responsabilidad institucional que nos toca, independientemente al Partido que pertenecemos.

Además, Bordet se refirió al acuerdo con el FMI: "Nuestra experiencia con el Fondo no ha sido la mejor, pero no significa que eso se vaya a repetir, eso depende de la responsabilidad con que se asuma el acuerdo y los compromisos que el mismo implique".

Por su parte, el gobernador de San Juan, Sergio Uñac, también manifestó su apoyo para que Argentina siga creciendo y se refirió al FMI. "Tenemos que ver los puntos de la negociación, ver qué propone el FMI, ver de qué se trata el acuerdo, después veremos", expresó.

El gobernador de Tucumán, Juan Manzur explicó que concurrió a una reunión con Macri porque "hay que coordinar esfuerzos y sumar". "Cada vez que me llame el Presidente, allí estaré", afirmó.

Por último, el gobernador de Chaco, Domingo Peppo resaltó que " es necesario mantener el nivel de actividad económica", mientras que el gobernador rionegrino, Alberto Weretilneck indicó que "no le hace ruido el FMI", aunque advirtió: "lo que me haría ruido es que Mauricio Macri tome decisiones a partir de instrucciones del FMI, eso sería delicado para la Argentina".