Se acabó: la red social Twitter destruyó a parte de los trolls del Gobierno de Mauricio Macri. Twitter se cansó de la manipulación con mensajes masivos enviados por robots (conocidos como bots) y los prohibió.

Según anunció la compañía, "suprimirá de su plataforma contenido idéntico o muy similar publicado por parte de múltiples cuentas de forma simultánea, retuits y likes (me gusta) mecanizados, así como el uso automatizado de varios perfiles para difundir el mismo contenido".

Ahora, los mecanismos usados por los bots macristas de repetir mensajes en la red serán prohibidos.

Hubo varias campañas llevadas a cabo por las personas que trabajan para Cambiemos para generar influenciar en las redes.

El modus operandi era claro: usar robots para repetir el mismo tuit contra algún opositor en cientos de usuarios diferentes.

"La compañía ha explicado en un comunicado que la decisión intenta hacer frente a la "actividad maliciosa" detectada en situaciones de conflicto o en eventos de alta trascendencia social, como sucedió en el debate secesionista catalán o en las elecciones de Estados Unidos, donde la intervención intencionada de robots ha quedado acreditada", según reveló el diario El País de España.

En esta nota