Sorpresa por la rapidez, pero no por los signos de alarma que daba la economía con las políticas de ajuste y un modelo que estimulaba la bicicleta financiera. Así fue la reacción en los legisladores y dirigentes del Frente Renovador, el espacio que dirige Sergio Massa cuando se enteraron que el gobierno de Mauricio Macri comenzó las gestiones ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) para solicitar un blindaje financiero que traiga un poco de calma al mercado financiero y cambiario.

Pese al bajo perfil que cultiva después de las elecciones, desde el entorno del tigrense señalan que mantiene un silencio prudente por el momento que atraviesa el país y que "no está retirado". Massa pasa los días de reunión en reunión con su equipo económico, liderado por Roberto Lavagna y en el que también están Marco Lavagna, Aldo Pignanelli y José Ignacio de Mendiguren (a cargo de un grupo de jóvenes industriales). “Está preocupado por el sufrimiento de la gente por el impacto de las tarifas, de la corrida del dólar en la inflación y en los costos”, apuntan desde su entorno a El Destape.

Después de que el presidente Macri fuera a pedir consejo y ayuda al Fondo Monetario Internacional, desde el massismo marcan que en la política económica del Gobierno hay “mucha improvisación” y lo definen como “un Gobierno irresponsable, que no escucho a la gente, ni se abrió a otras propuestas”. Es por eso que le piden a Cambiemos “dejar la soberbia de lado y no buscar ayuda y consejo en el FMI, resultando esto en un nuevo endeudamiento”.

SUSCRIBITE PARA QUE EL DESTAPE CREZCA

En cuanto a cómo ven la reacción del Gobierno, luego de reuniones con gobernadores y empresarios, el diputado Alejandro Grandinetti dijo a este portal: “Me preocupa ver que dicen que se terminó el problema cuando lo que hacen es acudir al FMI y no sabemos cuál será el plan de condiciones. No transmiten tranquilidad, sino más incertidumbre porque si de algo sabemos los argentinos es lo que significa un acuerdo con el FMI y una escalada del dólar”. Y disparó: "Hay poca gestión y mucho marketing político".

Ante este panorama, hay un dato que Massa se enorgullece cuando repite los nombres de su gabinete económico, sobre todo en estas últimas semanas. “El equipo de Massa, que lidera Lavagna, es el mismo que gestionó durante el período de salida de la crisis y crecimiento económico del país. Demostró que sabe gestionar y tiene propuestas económicas que pueden devolver la tranquilidad a la sociedad y, como oposición racional, darle al Gobierno un sendero de salida”, afirman con entusiasmo los que rodean al ex diputado.

Es por eso que sostienen que Cambiemos debe “elegir un camino de crecimiento asociado a la producción, el trabajo y las pymes y no al del ajuste, la bicicleta financiera y el endeudamiento”.