A dos semanas de la feroz represión que tuvo lugar en las inmediaciones del Congreso mientras se trataba el proyecto del Presupuesto 2019, el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, fue invitado al programa No somos nadie, por radio Metro, y no pasó un buen momento: defendió el accionar policial y afirmó que no hubo “ni un civil herido” en ese marco, cuando en verdad hubo personas baleadas.

Respecto a por qué se detuvo a personas que, según denunciaron organizaciones sociales, no eran quienes tiraron piedras a la Policía en ese contexto, argumentó que esto fue porque “para que esa persona quede detenida tenés que probar que esa piedra que sale de su mano es exactamente la piedra que lastima al policía, y eso es imposible”. Aún así, no respondió por qué se detuvo a personas que no tenían que ver con las agresiones y que, incluso, se encontraban a más de 20 cuadras del Congreso.

Consultado sobre por qué, entonces, también hubo personas detenidas por resistencia a la autoridad, sin pruebas, se quedó callado unos momentos y contestó: “¿Resistencia a la autoridad? En algunos lugares tenés cámaras y en otros no, entonces es la palabra del policía…”.

Embed

“Miralo al revés: hubo una situación de altísima violencia con mucha gente tirando piedras y agrediendo. La Policía garantizó que el Congreso siga funcionando, y, por otro lado, no tenés un civil herido en toda la situación. Nadie puede decir que hubo desborde de la Policía. Mi visión es que la Policía actuó bien”, remarcó.

Sin embargo, esto no es verdad: las personas detenidas denunciaron que fueron golpeadas e incluso recibieron balazos de goma, los cuales dejan profundas heridas en el cuerpo. Tal es el caso del ciudadano turco Anil Baran, quien se encontraba a 30 cuadras del Congreso al ser detenido. Además, le pegaron y lo tiraron al piso, como también le sucedió a Lucas Suárez, quien estaba yendo a comprar ropa a Flores y no sabía que había una marcha.

LEÉ MÁS: EL TURCO DETENIDO DURANTE LA REPRESIÓN CONTÓ CÓMO FUE EL MOMENTO EN QUE LA POLICÍA LO BALEÓ

De todas formas, Larreta siguió con su defensa no muy sólida de la Policía de la Ciudad. “No es cierto que los detenidos no tienen nada que ver, pero es imposible probar que la piedra que tiraron fue la que lastimó a los policías”, sostuvo, y al ser consultado y los periodistas detenidos mientras trabajaban también tiraron piedras, afirmó: “ “Yo no digo quién tiró piedras o no. Yo digo que la Policía actuó ante una situación de mucha violencia y mucha gente agrediendo”.

Además, aseguró que no hubo policías tirando piedras, cuando hay numerosos videos que muestran a un efectivo vestido de civil que, primero, fue retratado con un palo mientras otras personas tiraban piedras a su alrededor, y, luego, se lo ve llevándose gente detenida. Incluso hubo fotos tomadas por El Destape que prueban la presencia de policías infiltrados.

LEÉ MÁS: LA FOTO DE EL DESTAPE QUE PRUEBA LA PRESENCIA DE POLICÍAS DE CIVIL EN LA REPRESIÓN

También le preguntaron si se está haciendo algo para evitar que sea una “norma” que haya casos de violencia policial, luego de la condena a perpetua a Adrián Otero por gatillo fácil. “Hoy no es una norma. El caso de gatillo fácil es un caso de una persona que hoy es parte de la Policía de la Ciudad pero es anterior a la existencia de la Policía de la Ciudad. No tenemos un solo caso de gatillo fácil de la Policía de la Ciudad”, se atajó.