El Consejo de la Magistratura, un órgano clave en el Poder Judicial, desde donde se seleccionan y sancionan jueces, renueva su composición. En la actualidad, el macrismo domina la escena y ejerce su hegemonía en la institución, al consagrar desde que asumió una alianza con los radicales, el sector de los jueces y los abogados. Esto le permitió avanzar en el armado del tercer poder del Estado en los primeros dos años y medio de gestión de Mauricio Macri. Lo hizo a base de nombramientos polémicos y un disciplinamiento –vía denuncias de jueces- que abrió heridas entre los distintos sectores que representan a los magistrados. Pero la relación de fuerzas en la institución que administra el presupuesto de la Justicia (más de $30.000 millones) puede modificarse de cara a noviembre, cuando entre en funciones el nuevo plenario (son 13 consejeros). Las elecciones en los distintos estamentos, que ya comenzaron, son un indicio de ello.

La elección de jueces

El pasado 6 de septiembre fueron electos los tres magistrados que representarán a los jueces en el nuevo Consejo. Se trata de Ricardo Recondo (lista Bordó), Alberto Lugones (Celeste) y Juan Manuel Culotta (Compromiso Judicial), quienes reemplazarán a Luis María Cabral (vicepresidente del Consejo), Gabriela Vázquez y Leónidas Moldes.

Recondo, quien representó a la lista Bordó y sumó 252 votos, es integrante de la Cámara Federal en lo Civil y Comercial y expresidente de la Asociación de Magistrados desde donde fue uno de los principales opositores a las reformas judiciales impulsadas por el kirchnerismo. En 1978, en plena dictadura cívico-militar, fue secretario de la Procuración General de la Nación.

Lugones fue la cara de la lista Celeste y cosechó 219 votos. Integrante de la Cámara Federal de San Martín, se espera que continúe la línea de Vázquez, que se caracterizó por la defensa de los jueces acusados por el Gobierno, quienes muchas veces fueron apuntados por el contenido de sus sentencias que incomodaban al Poder Ejecutivo.

Culotta, juez federal de Tres de Febrero, fue el postulante de Compromiso Federal y logró 184 votos. Es egresado del colegio Cardenal Newman, al igual que Macri y distintos funcionarios del actual gobierno.

A la hora de analizar estos datos, desde el mundo judicial aseguran que se evidenció cierto malestar de los magistrados con el Gobierno, ya que la línea Bordó que articuló de forma diáfana con el oficialismo a la hora de sancionar jueces en el Consejo perdió 40 votos y la Celeste ganó terreno respecto a la elección pasada, que arrojó el mismo posicionamiento partidario pero con una sustancial diferencia en el caudal de voluntades. Otro dato que surge de esta elección es la caída en desgracia del sector donde pesaba el operador Javier Fernández, a quien se vinculaba con Moldes.

Se espera que los consejeros electos asuman el 18 de noviembre.

Académicos, abogados y legisladores

A los jueces mencionados se sumará el nuevo representante de los académicos, quien ya fue seleccionado. Se trata de Diego Molea, abogado y rector de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora, quien ingresará en lugar de Jorge Candis. El futuro consejero estuvo en la masiva marcha en defensa de la Educación Pública de fines de agosto junto “a los rectores y rectoras de la Universidad Pública”.

Mientras que los dos abogados que deben integrar la institución –uno por el Interior y otro por la Ciudad de Buenos Aires- serán votados el 5 y el 9 de octubre, respectivamente.

El representante de los letrados a nivel federal en la actualidad es el presidente del Consejo, Miguel Piedecasas, quien mantiene relaciones con la línea UCR-Gobierno-Lorenzetti. Mientras que por la Capital Federal está Adriana Donato. Ambos abandonarán sus cargos, por lo que la pulseada en torno a los representantes de este estamento está al rojo vivo (hay seis listas en ambas contiendas).

En lo que hace a los tres integrantes por la Cámara Baja y a los tres por la Cámara Alta se debe esperar por la decisión de sus respectivos bloque políticos. Luego son nombrados por el presidente del cuerpo.

Cinco de los seis legisladores que en la actualidad están en funciones podrían continuar ya que están completando mandato de otros consejeros. Se trata de los diputados Rodolfo Tailhade (FPV), Mario Negri (UCR) y Pablo Tonelli (PRO) y los senadores Mario Pais (PJ) y Rodolfo Urtubey (PJ). Ángel Rozas (UCR) no podrá continuar en el cargo.

No obstante, se esperan disputas políticas, sobre todo en el Senado.

A la fuerza mayoritaria de cada cámara le corresponde dos consejeros y a la primera minoría, uno. En la actualidad, la fuerza con más senadores es Cambiemos, lo que implica que el PJ perdería un consejero. Pero no todo es tan lineal en el Congreso. Como en el interbloque oficialista hay una cantidad de fuerzas que funcionan de forma independiente como los representantes de Santiago del Estero aún es una incógnita cómo se resolverá esta cuestión. No extrañaría tampoco que el PJ y el kirchnerismo aúnen fuerzas –circunstancialmente- para obtener una nueva mayoría y así mantener a los dos consejeros peronistas.

Finalmente, el 13º consejero, Juan Bautista Mahiques, quien representa al Poder Ejecutivo y está vinculado al operador judicial del PRO, Daniel “Tano” Angelici, tiene mandato hasta 2019, según informaron desde su entorno. Si ganase el candidato de Angelici en la lista de abogados de la Ciudad, el presidente de Boca mantendría dos alfiles en el Consejo, al menos hasta el año próximo.

Así las cosas, ya comenzó a reconfigurarse una institución central para la administración del Poder Judicial. Un dato nada menor para los tiempos políticos que se avecinan.