Mayra Arena, la autora de la charla TED “¿Qué tienen los pobres en la cabeza?”, que se viralizó y conmovió a miles de personas por mostrar la cruda realidad de los sectores más marginales de la sociedad, cuestionó duramente al Gobierno y a sus votantes por la manera en que juzgan a las clases bajas de acuerdo a cómo votan.

“Es muy loco, porque se habla mucho de políticas para los pobres y de qué hacemos con los pobres. Sin embargo, cuando un gobierno gestiona para los pobres, para beneficiarlos, se habla de que son ‘perversos’. Siempre que un gobierno hace algo para los pobres es para comprar votos. Y a los pobres es a la única clase social a la que se la condena por votar pensando en nuestros intereses económicos”, planteó la joven de 25 años en Debo Decir, por América.

Frente al secretario de Cultura, Pablo Avelluto, Arena sostuvo que “cuando este gobierno prometió sacarle los impuestos a las ganancias, que todavía no lo han cumplido, la clase media votó, pensando en sus intereses económicos”, lo cual “nadie cuestionaría ni lo juzgaría”, ya que “es totalmente lógico pensar en los intereses personales”.

Embed

Por otra parte, expuso que “la clase alta votó a este gobierno porque le iban a sacar las retenciones” y “nadie cuestiona que vote pensando en sus intereses económicos”. “Pero cuando los pobres votamos a un gobierno que se fija en nuestros intereses económicos, resulta que somos todos imbéciles, o perversos, o no queremos trabajar. Aparentemente somos muy estúpidos y muy manipulables”, cuestionó.

Ante esto, Avelluto le dijo a la joven, oriunda de Villa Caracol, uno de los barrios más pobres y vulnerables de Bahía Blanca, que “ese es un modo de generalizar sobre la pobreza”. “Muchísima gente de distintos sectores sociales votó a este gobierno como en otro momento votó a otro”, justificó.

“Coincido con vos en que la subestimación de los ciudadanos, estén en el lugar social en el que estén, es siempre incorrecta. Siempre alguien vota por alguna razón, y la razón es legítima. Yo no comparto ningún tipo de estigmatización sobre ningún sector social, o político, o ideológico”, se defendió el secretario de Cultura.

Embed