El juez Luis Carzoglio, quien desestimó el pedido de detención de Pablo Moyano por una presunta asociación ilícita con la barra brava de Independiente, se tomará licencia hasta el 1 de noviembre, "si es que no ocurre nada extraordinario", por vacaciones.

El magistrado, que denunció amenazas contra su familia y apuntó a la Procuración General de la provincia de Buenos Aires, resolvió tomarse vacaciones después de desestimar el pedido de detención de Moyano, solicitado por el fiscal de Lomas de Zamora, Sebastían Scalera.

"Las suspendí por el tema de Moyano" pero, "como resolví" el pedido de detención, "me tomé vacaciones", explicó Carzoglio a El Destape. En medio de un clima enrarecido, aseguró que espera "no tener que interrumpirlas, vamos a ver qué pasa".

Respecto a la causa, el magistrado reveló que de "lo que estoy enterado, es por los diarios". Por eso, alertó sobre la publicación de informaciones "que no son correctas". Frente a ello, pidió "estar atentos a lo que hace el fiscal Scalera" aunque aseguró no saber "qué es lo que van a hacer" con la causa quienes bregaron por la detención del camionero.

LEER MÁS: Carzoglio: "A mi no me condicionan los medios"

Carzoglio aclaró que su postura es igual a la de la semana pasada, cuando desestimó el pedido de detención de Moyano. "Me atengo a lo que resolví, a los considerandos del fallo que no han variado desde la semana pasada hasta ahora porque no tienen elementos nuevos".

La jueza de Avellaneda, Estela del Carmen Mollo, ocupará el lugar de Carzoglio hasta que el magistrado se reincorpore luego de las vacaciones, "si es que no ocurre nada extraordinario".

Finalmente, remarcó que "lo importante es ver qué va a hacer el fiscal Scalera y, después de ahí, se tomarán determinaciones a través de la Doctora Mollo, pero no hay que guiarse por versiones".

LEER MÁS: Pablo Moyano denunció un ataque mediático y judicial

Embed

En esta nota