El segundo gol de Croacia tuvo todos los condimentos para que su festejo sea de lo más pasional posible: fue en el segundo tiempo suplementario, para dar vuelta un resultado, en la semifinal de un Mundial.

Y es debido a estas razones que el gol de Mario Mandzukic terminó en una montaña humana en una esquina del campo de juego que incluyó hasta a los suplentes.

Pero debajo de los jugadores croatas quedó un intruso que no pudo escapar a tiempo. Un fotógrafo apostado en ese mismo lugar fue la víctima en medio de la celebración y cayó al suelo.

Al darse cuenta, los jugadores de Croacia lo incluyeron al festejo con saludos y besos en la cabeza, a los que el fotógrafo respondía con una sonrisa.

Embed

LEÉ MÁS: Croacia venció a Inglaterra y disputará la final del Mundial de Rusia

En esta nota