Mauricio Macri intentó culpar al kirchnerismo de la violencia barra brava y aseguró que "no tenían el nivel de relación con la política que tuvieron" en los años previos, sin embargo, un informe de Alta Data dejó al descubierto los nexos del actual presidente con los barras.

Desde que asumió la presidencia de Boca, Macri mantiene un nexo fluido con las mafias incrustadas en el fútbol y así lo ponen en evidencia diversos archivos históricos que el noticiero de El Destape recopiló.

Las agresiones a hinchas de Chacarita en 1999, durante la gestión del actual jefe de Estado; las comunicaciones telefónicas de Rafael Di Zeo ostentando sus vínculos con Daniel Angelici (heredero de Macri en el 'Xeneize'); e incluso las llamadas que el mismo líder barra brava recibía tiempo atrás del fiscal Carlos Stornelli, cuando este oficiaba de jefe de Seguridad del club de la Ribera, son algunos de los ejemplos que demuestran los estrechos lazos del Presidente con los barras.

MIRÁ EL INFORME DE ALTA DATA

Embed