Inesperadamente, Mauricio Macri se acerca al gobernador de una provincia opositora, donde no obtuvo resultados positivos ni en 2015 ni 2017.

Es Formosa. Allí le enviará un guiño a Gildo Insfrán, quien supo ser un aliado clave del kirchnerismo en pleno gobierno de Cristina Kirchner.

"En lo que es visto como un intento de distensión con el gobernador Gildo Insfrán, el Presidente llegará mañana por primera vez a Formosa, la capital de esa provincia, donde inaugurará una nueva planta de residuos cloacales que está dentro del perímetro de la Reserva de Biósfera Laguna Oca, realizada con fondos federales", cuenta Infobae.

Será, según el gobierno de esa provincia, la primera visita oficial, aunque Macri estuvo una vez en Clorinda con el gobernador formoseño, en abril de 2016.

En las legislativas del año pasado, el FPV sacó 72,92% frente a Cambiemos, que obtuvo apenas 26,23%.

Ahora, el gobierno nacional decidió buscar un mejor relacionamiento con el gobernador opositor Insfrán, quien es uno de los gobernadores peronistas que peor vínculo político tuvo con Cambiemos.

Dentro del Gobierno lo consideran un "gobernador que está en el medio entre Juan Schiaretti o Juan Manuel Urtubey y Carlos Verna o Alberto Rodríguez Saá", es decir, alguien que "a veces acompaña y a veces no". A pesar de eso, y de que el Gobierno jugó fuerte para descontar la distancia electoral, "la relación es cordial", contó Infobae.

En esta nota