El hermano del jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, fue uno de los primeros familiares de funcionarios de alta jerarquía en protestar en contra del decreto que les impide tener un cargo en el Estado al opinar que esa norma plantea que "ser pariente ya es sinónimo de ser ñoqui o trucho".

LEÉ MÁS: Renunció otro familiar del clan Triaca en el Estado

"Una medida que prohíbe tener la posibilidad de trabajar en la función pública a un familiar de un político además de coartar una posible salida laboral es totalmente estigmatizante", consideró.

A través de su cuenta de Facebook, Mariano Larreta señaló que el ser allegado a un político "ya implica vivir con una exposición indirecta no deseada y obliga a tener una responsabilidad civil por arriba" de los que no están en esa situación.

El hermano del mandatario porteño criticó de esta manera el decreto firmado por el presidente Mauricio Macri para limitar el ingreso de familiares de funcionarios a la administración nacional, algo que fue replicado luego por varias provincias y que sería aplicado también en la Capital Federal.

LEÉ MÁS: Un funcionario se opuso al achicamiento de Macri en su Secretaria y renunció

Así, Larreta se sumó a Jacinta de la Torre, hija del ministro de Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, Joaquín de la Torre, quien advirtió por Twitter que iba a formar "un sindicato de familiares de políticos".

"En el afán de querer diferenciarse de los K hacen cada boludez. Dios mío", sostuvo la joven de 23 años, aunque luego borró los mensajes en la red social.

La medida impulsada por el Gobierno fue oficializada este miércoles a través del decreto N° 93/2018 publicado en el Boletín Oficial.