Nadie lo dice, pero todos lo pensamos: no nos gusta compartir comida. No importa si es en familia, en la escuela, el trabajo o la facultad; cada vez que alguien nos ve comiendo de un paquete y se nos acerca, por dentro estamos diciendo “por favor, ¡que no me pida!”.

Una usuaria de Twitter encontró en un pequeño hámster la mejor representación de lo que todos queremos hacer en ese momento: meternos todo en la boca y hacer de cuenta que no tenemos más, aunque quedemos en evidencia.

Embed

Puede parecer un poco angurriento, pero todos lo consideramos alguna vez. Los miles de me gustas y comentarios diciendo “soy yo” lo reafirman. ¡A nadie le gusta compartir comida!

LEÉ MÁS: EL PERRO CON OREJAS DE MICKEY MOUSE QUE CONQUISTÓ A INSTAGRAM

En esta nota