El Gobierno decidió que las políticas de seguridad serían su santo grial para las elecciones de este año y comenzarán enero con una recrudecimiento en su agenda contra los inmigrantes.

Eso por ello que Cambiemos busca conseguir votos de algunos sectores del peronismo para endurecer la Ley de Migraciones, que incluye la creación de un Fuero Migratorio y una unidad de búsqueda de delincuentes extranjeros.

La política discriminatoria contra el no residente es una vieja receta para dispersar las responsabilidades por la crisis económica. Por ejemplo, en el año 2000, la revista La Primera hablaba de una "invasión silenciosa". Ahora, la propia Migraciones resalta que hay más de mil extranjeros listos para ser expulsados, 354 por antecedentes penales, mientras que el resto por un ingreso irregular a la Argentina.

Para colmo, también buscan crear una unidad de búsqueda de extranjeros, con una lista que se actualizaría periódicamente.

Esta noticia no es nueva, pero el DNU fue declarado inconstitucional en su momento, por lo que el Gobierno presentó un recurso ante la Corte Suprema de Justicia.

Las iniciativas también incluyen la creación de un Fuero Migratorio para agilizar expulsiones y una Cámara Nacional Migratoria, que entre otras cuestiones sentaría jurisprudencia para los juzgados de primera instancia.