El Gobierno cuenta los días para pasar abril, el que estiman que será el último mes de alta inflación producto de los aumentos en transportes y gas, y su impacto en el traslado de costos para bienes de consumo masivo. Luego, tienen la esperanza de que el índice mensual se acomode más a sus deseos.

Según publicó el matutino Ámbito Financiero, el Gobierno especula con una inflación cercana al 9% solo en los primeros cuatro meses del año, cuando la meta fijada para todo el 2018 es del 15% y con esa pauta firmaron paritarias los gremios más cercanos a la Casa Rosada.

En estos primeros cuatro meses, la inflación se aceleró por el traslado a precios de la suba del dólar y los aumentos en transporte, luz y gas. Este 1 de abril se dio el segundo de los tres aumentosdispuestos para trenes y colectivos en el área metropolitana. Aun resta el incremento de junio, que llevará el boleto mínimo de colectivo a 10 pesos.

A pesar de estos incrementos, el Gobierno insistirá en aumentos del 15% en las paritarias, cuando los propios reportes que elabora el Banco Central en base a estudios privados ubican a la inflación más cerca a un 20%.

Para tratar de cumplir con la promesa, buscarán mantener a raya a Juan José Aranguren, el principal promotor de la inflación con los aumentos autorizados en combustibles, electricidad y gas, insumos sensibles cuyas subas luego se reflejan en los precios de los productos de consumo masivo.