El vídeo circuló en junio, cuando el nombre del abogado Martín Abdala ya sonaba como candidato a vocal de la Cámara Federal de Apelaciones en Tucumán. En las imágenes, grabadas con el celular por su pareja, se ve cómo el abogado, que está descolgando algo de un placard, se violenta cuando ella le pregunta por qué está tan alterado. El hombre le saca el teléfono a los golpes. En ese momento, la mujer grita para que la suelte y él la amenaza: "¿querés que te lo haga mierda el celular? ¿querés ver La guerra de los Roses?", en referencia a una película protagonizada por Michael Douglas.

A pesar de que el vídeo desató un escándalo, el pliego para que se convierta en vocal fue enviado por el Poder Ejecutivo el último viernes 7 de septiembre e ingresó al Senado el lunes bajo el número de expediente 269/18. Es decir, el gobierno ratificó la candidatura de un abogado denunciado públicamente como violento. La propuesta para su designación lleva la firma del Ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, y del presidente Mauricio Macri. En la misma terna que Abdala están María Pamela Tenreyro y Mario Rodolfo Leal.

Embed

Durante la sesión que tuvo lugar en la mañana del 15 de marzo, el Plenario del Consejo de la Magistratura de la Nación aprobó para su elevación al Poder Ejecutivo Nacional.

Abdala obtuvo 157 puntos entre la calificación de los antecedentes y de la oposición. Graduado en 1992 en la Universidad Nacional de Tucumán (UNT). Su currículum es extenso: es Máster en Derecho de la Universidad de Münster y Doctor en Derecho de la Universidad de Colonia, Alemania. Se desempeña como docente en la UNT. Trabaja como litigante en los fueros civil y comercial; laboral y contencioso administrativo. En la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Tucumán hay pintadas con su nombre al lado de la consigna Ni Una Menos.

El vídeo donde queda grabado el claro acto de violencia machista data de años atrás. Su pareja, la mujer que se escucha en el vídeo y que es golpeada por él, consultó con abogadas feministas locales para llevar adelante la denuncia penal en su contra. Después desistió de llevar adelante el proceso judicial.