El gobierno nacional congeló la contratación de personal en el Estado hasta el 2020. Mediante el decreto 632/2018, la administración de Mauricio Macri prohibió que el Estado haga contrataciones con el fin de recortar el gasto público. Pese a que al inicio de su gestión el presidente despidió a 11 mil trabajadores estatales, desde que asumió se aumentó la planta un 25 por ciento.

La decisión del gobierno nacional alcanza a toda la estructura del Estado excepto a la Agencia Federal de Inteligencia, la Administración Federal de Ingresos Públicos, el Servicio Penitenciario Federal, las Universidades Nacionales y las Fuerzas Armadas y de Seguridad. Además quedan exceptuadas de la prohibición el Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, del Servicio Exterior y del Cuerpo de Guardaparques Nacionales.

"Designaciones y contrataciones. Las Jurisdicciones y Entidades del PODER EJECUTIVO NACIONAL comprendidas en los incisos a) y c) del artículo 8° de la Ley N° 24.156, con excepción de la Agencia Federal de Inteligencia, la Administración Federal de Ingresos Públicos, el Servicio Penitenciario Federal, las Universidades Nacionales y las Fuerzas Armadas y de Seguridad, excluido el personal civil de las citadas fuerzas, no podrán efectuar nuevas designaciones ni contrataciones de personal de cualquier naturaleza o fuente de financiamiento presupuestarias o no presupuestarias, hasta el 31 de diciembre de 2019", establece el decreto.

La decisión de Macri obedece a lo establecido en el Memorándum que firmó con el FMI a cambio del préstamo de 50.000 millones de dólares.

Según un relevamiento realizado por la Fundación Libertad y Progreso, la gestión de Mauricio Macri aumentó en alrededor de un 25% la cantidad de trabajadores estatales con la creación de nuevos ministerios y sus correspondientes secretarías, subsecretarías y direcciones nacionales, generales, coordinaciones y departamentos. El mandatario creó cinco nuevas carteras, lo que significó un crecimiento del 31% con respecto a los 16 que dejó su antecesora, Cristina Kirchner.