El mes pasado Mauricio Macri suspendió la presentación de la reforma del Código Penal, pero el encargado de llevar adelante el proyecto viajó a Estados Unidos para presentarlo ante funcionarios norteamericanos antes de que pase por el Congreso.

Se trata del juez Mariano Borinsky, titular de la Comisión de Reforma del Código Penal, que viajó a Washington, donde presentó el proyecto ante funcionarios del Departamento de Estado y el Departamento de Justicia de Donald Trump.

Según relató el juez al diario La Nación, los funcionarios se mostraron "muy interesados" en el texto que se centra en modificaciones en torno a los delitos de terrorismo, narcotráfico y corrupción y aseguró que el proyecto podría mejorar la cooperación de seguridad con Estados Unidos.

Los funcionarios norteamericanos se hicieron del texto antes que el propio Congreso, ya que el proyecto llegaría recién hacia fin de año. Al respecto, Borinsky adelantó que Macri "dijo que quiere enviarlo después de la aprobación del Presupuesto. El Código ya está terminado. La Comisión ya hizo su trabajo. Hoy es solo un tema de agenda política".

Dentro de los puntos centrales de la modificación, el proyecto plantea un cambio en la figura del aborto no punible al extenderlo en casos de "abuso sexual", peligro de vida, salud física o mental de la madre. Además, aseguró, la mujer que aborte podrá ser eximida de pena. "Es un avance. Es un paso. Estás avanzando hacia reconocer los derechos constitucionales de las mujeres", dijo.