¿El final de un clásico? El Gobierno de CABA decidió no otorgar nuevos permisos para elaborar y vender alimentos en la calles cerca de los estadios, en los días y horarios en que se desarrollan eventos deportivos.

Es decir, ya no habrá puestos legales para comer. Los que asistan a uno de estos eventos ya no podrán degustar el clásico choripán (con o sin chimichurri), una hamburguesa, un sándwich de bondiola o alguno de los otros clásicos que ofrecen las parrillas al paso que se instalan cuando hay partido y que forman parte del paisaje.

En los alrededores de las canchas suelen ubicarse decenas de parrillas, la mayoría ilegal y generalmente manejada por barras bravas. Según el Ministerio de Ambiente y Espacio Público, en la Ciudadsólo había nueve autorizadas, pero ahora ninguna de ellas tiene permiso para funcionar.

Embed

Ahora, además, con una disposición publicada en el Boletín Oficial porteño se determinó que ya no otorgarán nuevos permisos "para la elaboración y expendio de productos alimenticios en las inmediaciones de los estadios de fútbol de la Ciudad en los días y horarios en que se lleven a cabo eventos deportivos".

"Con el objetivo de regularizar el entorno deportivo y garantizar la seguridad, se suspendieron -por disposición- las inscripciones y el otorgamiento de permisos para la ubicación de puestos de comida (parrillas) durante "eventos deportivos", confirman en el Ministerio según el diario Clarín.

Embed

Espacio Público responde así a un pedido de la Subsecretaría de Seguridad Ciudadana del Ministerio de Justicia porteño, que pidió la reconsideración de los permisos vigentes. "Esto en línea con la implementación de estrategias generales respecto de las condiciones de seguridad en el marco de eventos futbolísticos en la Ciudad", explicaron en Justicia.

De las nueve parrillas legales que funcionaban, cuatro pidieron la renovación de sus permisos vencidos, pero les fue denegada por el Gobierno porteño. Mientras, otras tres también tenían el permiso vencido, pero no solicitaron su renovación. A otra con un permiso vigente, el Ejecutivo se lo revocó invocando motivos de "seguridad". El responsable de la novena parrilla obtuvo una medida cautelar a su favor y puede seguir trabajando. Pero en Espacio Público explican que no puede instalar su puesto a menos de 1.000 metros del estadio.