El Gobierno confirmó el cierre de ArBus, como había planificado el año pasado el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich. De esta manera le cedió el terreno a la compañía Manuel Tienda León para reconfigurar el monopolio que ostentaba hasta 2014 para el traslado de los dos principales aeropuertos de Argentina.

La disolución de la empresa estatal fue propuesto por el mandamás de la cartera a Mauricio Macri el 30 de enero del año pasado en un listado de doce sugerencias titulado “diez cosas que dejamos de hacer en 2017”. En ese momento había presupuestado el cierre en un ahorro de $ 10 millones.

Como había publicado El Destape, Dietrich le informó al Presidente la intención de “finalizar las operaciones de ArBus si no se neutralizan las pérdidas operativas”. La segunda opción del funcionario, que finalmente desechó, trataba de vender la marca y los activos de la sociedad. El titular de la cartera de transporte pudo justificar la austera decisión por los balances deficitarios que manejaba, producto de los beneficios que le cedió a su competidora Manuel Tienda León.

La estatal tuvo su aparición en agosto de 2014 ante el monopolio que ostentaba la única privada que ofrecía el servicio y que le permitía dibujar sus propios precios. En su inauguración ganó las licitaciones para los viajes de Aerolíneas Argentinas a La Plata y Ezeiza, con un promedio de ocupación del 70%.

Bajo la gestión anterior no llevaba gratis a ningún pasajero, una medida recelada por los trabajadores. Esta política cambió en 2016, detrás de un fin mayor que alegrar a los empleados, ya que sirvió para al sumarle gastos sin contraprestación.

Más relevante aún para el ocaso fue la licitación de ese año, que ArBus perdió contra Tienda León por presentarse fuera de tiempo y con tarifas consideradas excesivas por especialistas automotores. Luego abandonó el contrato de “transfers” para pasajeros en conexión de Aerolíneas y Austral entre Ezeiza y Aeroparque, que le generaba ganancias de $ 2,5 millones mensuales.

Más allá de que la transportista sacó micros de servicio para que lleven pasajeros entre el avión y la sala de embarque, el desguace se coronó cuando dejó los viajes a La Plata. Aerolíneas le dio de baja ese contrato a ArBus en 2016 y volvió a contratar a Tienda de León. Los micros de la privada viajan llenos ya que la aerolínea de bandera les vende el boleto directo a los pasajeros.

El negocio del cierre beneficia de esta manera a la compañía apuntada de aportar a la campaña de Macri en 2015 por el portal La Política Online. Quedan con esta decisión en la calle 57 trabajadores.

La planificación

La intención de cerrar ArBus la expresó Dietrich en el Salón Norte de la Casa Rosada a las 14.30 del 30 de enero de 2017. Además de Mauricio Macri y el vicejefe de Gabinete Gustavo Lopetegui, estuvieron presentes asesores y las senadoras Marta Agostini y Silvia Elias de Peréz, junto a los diputados Gladys Gonzalez, Facundo Garreton y Gustavo Valdes.

LEER MÁS: El plan de recorte de Dietrich en Aerolíneas Argentinas