El Gobierno nacional finalmente oficializó el decreto reglamentario de la Ley de Reforma Tributaria referido al Impuesto a las Ganancias sobre la renta financiera y se publicó este jueves en el Boletín Oficial.

El impuesto será retroactivo a partir del 1 de enero de 2018. El mismo implica el cobro de entre un 5 y un 15 por ciento sobre el beneficio en bonos y participación en fondos comunes de inversión que excedan los $67.000 anuales.

De acuerdo a lo que ya se conoce sobre la renta financiera, la ganancia originada en instrumentos en pesos pagará 5% de impuesto a las Ganancias sobre el mínimo no imponible, de $66.917,91 anuales. Por su parte, la renta producida por activos en dólares o en pesos ajustables por inflación (UVA o CER), tributará una alícuota del 15% sobre ese mínimo de casi 67.000 pesos.

La medida comenzará a regir desde mediados de 2019 cuando habrá que abonar Ganancias por la renta originada este año en plazos fijos, bonos, cuota partes de Fondos Comunes de Inversión y acciones que cotizan en el exterior.

La disposición se tomó a través de un extenso y complejo decreto, de 68 páginas, con las firmas del presidente Mauricio Macri; del Jefe de Gabinete Marcos Peña y del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.