El Gobierno debió intervenir para contener la disparada del dólar, que había tocado un nuevo máximo histórico. La moneda norteamericana cerró a un promedio de $ 19,97 para la punta compradora y a $ 20,52 para la vendedora.

Tras tocar un récord por la mañana a $ 20,65, el Banco Central intervino para frenar la escalada. Así, bajó el billete, que finalizó con un retroceso de dos centavos a $ 20,52.

El viernes pasado, el dólar había trepado a $ 20,54, lo cual significó un aumento de once centavos contra la jornada anterior, mientras que durante la semana acumuló un avance de 29 centavos.

La semana pasada, la consultora Economía & Regiones (E&R) consideró que este año el dólar le ganará marginalmente a la inflación y, por ende, el tipo de cambio real se depreciará un "poco". Esto será exactamente lo opuesto al año pasado cuando el dólar perdió contra la inflación, generando que el tipo de cambio real se abaratara en 2017.

LEER MÁS: El Gobierno vuelve a rematar las "joyas de la abuela"

En esta nota