La ANSES evalúa imponer parámetros más duros en la reglamentación de las nuevas condiciones de vulnerabilidad para poder cobrar la Prestación Universal por Adulto Mayor (PUAM). El beneficio fue creado en 2016 para reemplazar a las moratorias previsionales.

De esta manera, el Gobierno podría recortar a un 50% el parámetro de ingresos para que una persona se considere vulnerable, y que hoy aplica para el otorgamiento de la moratoria de la ley 26.970. Entiende que los valores de ingresos que quedaron definidos, y que se actualizaron por la fórmula de movilidad, no condicen con la realidad de una persona que necesita de la asistencia de un subsidio del Estado.

LEER MÁS: Para los gremios, la inflación fue del 3,1% en diciembre y alcanzó el 48%

Según publicó El Cronista, para poder ser acreedor a la PUAM y a la moratoria, las personas no deberán haber percibido ingresos brutos cuyo promedio supere el 50% de los requeridos para el cobro de las asignaciones familiar por hijo (hoy el total alcanza $41.959 bruto mensual) en los últimos doce meses anteriores a la fecha de la evaluación. Actualmente, para tener acceso se considera el 100% de esos ingresos.

En tanto, el patrimonio declarado en las declaraciones juradas del impuesto sobre los bienes personales no debe superar cuatro veces el importe anualizado previsto en la condición de ingresos. Además, los automóviles declarados en la Dirección Nacional de los Registros Nacionales de la Propiedad Automotor no deben superar 1,5 veces el importe anualizado del mismo ingreso.

En esta nota