El Gobierno nacional vuelve a salir al mercado con dos bonos por un total de 60 mil millones de pesos e incluye un punto que se reniega a incorporar en las paritarias de los trabajadores: una "cláusula gatillo" en caso de que se dispare la inflación que ellos, aseguran, será del 15% a fin de año.

Según salió publicado este miércoles en el Boletín Oficial, a través de la Resolución 29/2018 del Ministerio de Finanzas, el Gobierno emite dos bonos de 30 mil millones de pesos cada uno (casi unos 3 mil millones de dólares en total), con vencimiento a dos y cinco años (2020 y 2023,respectivamente).

SUSCRIBITE PARA QUE EL DESTAPE CREZCA

Pese a que en las negociaciones salariales insiste en no conceder un ajuste automático por inflación si ésta supera el porcentaje acordado en las paritarias, sí concedió ese beneficio para los bonistas. Inclusive, en uno de los bonos les otorga un interés mensual de poco más del 1,6%, lo que da un interés acumulado de casi el 21% anual, 6 puntos por encima de la inflación prometida y 2 por arriba de la que estima el mercado.

Sin embargo, el acuerdo viene con un beneficio adicional: al finalizar cada año, el capital se actualizará por el interés estipulado o por el coeficiente CER, que se calcula en base a la inflación informada por el INDEC, lo que resulte más alto. Es decir: si la inflación resulta ser más alta que el interés prometido por el bono, entonces el Estado pagará más para que los acreedores no pierdan en términos reales.

En el otro título público el Gobierno les asegura una renta de 4 puntos por encima de la inflación, ya que el capital se actualizará automáticamente por el CER, lo que le asegura que nunca perderá ante la suba de precios.