El gobierno nacional echó a un joven ciego del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI). Cristian Alberto Martín, quien llevaba ocho años en su puesto de evaluador de sanidad de lácteos, contó a El Destape que le había costado conseguir su empleo y reclama que lo reincorporen en otra área del Estado. La semana pasada, las autoridades del INTI comunicaron que echarán a 250 trabajadores y en los últimos días llegaron los telegramas de despido.

"No quiero una pensión, quiero trabajar. Estoy sufriendo una humillación", contó Cristian a El Destape. El joven de 41 años fue despedido mediante un telegrama que le llegó en el momento en que se encontraba de vacaciones. Como el INTI está vallado y rodeado por efectivos de las fuerzas de seguridad, Cristian ni siquiera puede acercarse a pedir explicaciones, ni reclamar su reincorporación.

"Si no hay más trabajo en el INTI pido que me reincorporen en otra área del Estado. Necesito trabajar, estoy sumido en la angustia, lloré mucho estos días", expresó.

Cristian contó que le costó bastante tiempo encontrar un trabajo y que la contratación en el INTI "le alegró" la vida. "No ganaba para ser millonario, pero al menos me alcanzaba para mis gastos", explicó.

-¿Cómo te enteraste del despido?

-Hasta hace algunos días venía trabajando normalmente. Me encontraba de vacaciones, cuando el día 30 de enero vino mi madre con el telegrama de despido. Hace un par de años estaba viendo la posibilidad de pasar a otro centro dentro del Estado, pero siempre me denegaron esa posibilidad.

-¿Alguien del INTI se acercó a hablarte?

-Nadie.

Embed
El telegrama de despido de un trabajador ciego

-¿De qué trabajabas en el INTI?

-Ingresé en el 2009, luego de ser seleccionado en una prueba. Me desempeñaba como técnico en evaluación sensorial. Es decir que con los sentidos evaluaba los lácteos para corroborar su calidad y evitar que estén en mal estado. Si no tengo la posibilidad de estar en ese puesto, puedo desempeñarme en otra área del Estado. Estoy atravesando un dolor muy grande, tengo angustia y llanto permanente. No quiero llegar a la instancia judicial.

-¿Cómo sigue tu reclamo ahora?

-No sé cómo manejarme. Hoy escuchaba por los medios que no dejan ingresar a nadie al INTI y que hay fuerzas de seguridad. Por lo tanto no voy a poder entrar al organismo. Yo no quiero ser objeto de humillación. No quiero ser un delincuente. Nunca me habían echado. Yo no quiero ninguna pensión, quiero poder trabajar. Quiero trabajar ocho horas, estoy capacitado para eso.

-¿Te había costado conseguir trabajo?

-Sí, estuve un tiempo prolongado sin conseguir trabajo. Me costó mucho y cuando tuve la posibilidad de trabajar en el INTI, me dio mucha alegría. Estos años estuve tranquilo, no fui millonario, pero pude cubrir mis gastos.

LEER MÁS: La Policía Federal impide el ingreso de los trabajadores al INTI

En esta nota