La provincia de Chubut se encuentra en un estado de creciente tensión. La represión desatada en la tarde del martes 26 de junio no fue un hecho aislado, sino el patrón común dentro de negociaciones paritarias en salud y educación que distan mucho de ser las ideales.

"Hay una creciente avanzada contra la educación y la salud en nuestra provincia. Después de años de lucha y de ganar derechos, no los queremos perder en unos pocos meses", aseguró Claudia García en diálogo, dirigente de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) en Chubut.

Los reclamos en educación se repiten en salud, sector que aún no logra cerrar su acuerdo paritario: "Al principio no quisieron abrir paritarias este año porque decían que faltaba plata. Ahora, luego de una lucha intensa que incluyó la toma pacífica de hospitales, logramos que haya un comienzo de negociación".

"La propuesta que recibimos es el pago de un monto en negro, por fuera del convenio colectivo. Y ya el reclamo ni siquiera es por una cuestión salarial, sino que al menos se respete el convenio colectivo y el monto no vaya por fuera", describió García las precarizadas condiciones del acuerdo.

LEÉ MÁS: Familiares del ARA San Juan se encadenaron frente a la Casa Rosada

Según la dirigente de ATE, "el gobierno provincial se alinea al nacional y ya perdió toda credibilidad con los trabajadores". Y pese a que el Gobierno llamó a una reunión con el sector para el 6 de julio, no es para tratar salarios. Esa reunión recién está pautada para septiembre.

Las condiciones de negociación no son las ideales. García denunció que "hace tiempo que se vienen metiendo con matones armados, que se tapan la cara y amenazan de muerte". Además repudió que el miércoles por la noche, el ministro de Gobierno de Chubut, Federico Massoni, mandó a reprimir a docentes autoconvocados.

Recordamos que el martes por la tarde, docentes se reunieron en la Casa de Gobierno de Chubut para discutir paritarias y fueron reprimidos por infantería. Massoni desmintió en conferencia de prensa cualquier hecho de violencia hacia manifestantes, como así también que hayan existido lesionados o heridos.