El gobierno de Mauricio Macri intentará otra oscura maniobra para tapar la inflación durante el Día del Niño y busca un acuerdo con los fabricantes para evitar otra suba de precios.

Frente a la caída del consumo y el empeoramiento de la situación económica de los trabajadores, el gobierno de Cambiemos busca maquillar la situación durante un día clave para las ventas en el país.

Por eso, representantes de la Cámara Argentina de la Industria del Juguete y de la Secretaría de Comercio, a cargo de Miguel Braun, mantienen reuniones para llegar a un acuerdo sobre una canasta de juguetes económicos, informó Infobae.

El pedido del Gobierno es que los productores mantengan los precios de dos años atrás, en medio de una caída en las ventas del sector

En esa canasta ingresarían artículos como pelotas por 69 pesos y el tope máximo por unidad sería de 249 pesos, con facilidades de pago en 3 y 6 cuotas sin interés.

En 2016, el macrismo ya había utilizado este recurso en noviembre de 2016 para paliar la situación en Navidad y Reyes.

En esta nota