El gobierno nacional avanza con la venta de las centrales termoeléctricas Ensenada de Barragán y Brigadier López, por las que espera recaudar unos US$ 1.000 millones, según publicó el oficialista diario Clarín. La noticia se conoce luego de que se publiquen los pliegos de licitación de la empresa Integración Energética Argentina (IEASA), sucesora de Enarsa.

En total hay once compañías oferentes, entre ellas dos extranjeras que buscan que darse con la centrales que son capitales estratégicos para la Argentina. La central bonaerense de Ensenada de Barragán tiene una potencia instalada de 560 Mw, mientras la santafesina de Brigadier López, situada en el parque industrial de Sauce Viejo, suma 280 Mw.

El titular de IEASA, Hugo Balboa, estimó al matutino que el monto de venta será de 950 millones de dólares. La venta había comenzado en enero pasado cuando el gobierno anunció la privatización de dos centrales eléctricas construidas durante el gobierno kirchnerista por medio de la resolución 11/2018.

En aquella decisión también puso a la venta las acciones que el Estado poseía en Transener, una medida resistida, inclusive, dentro de Cambiemos.

Los nombres de las centrales térmicas son conocidos en el último tiempo, porque fueron utilizados por la senadora Cristina Kirchner cuando chicaneó a la vicepresidenta, Gabriela Michetti, a quien le recordó que el kirchnerismo creó seis generadoras térmicas.

Embed

"Se construyeron seis generadoras térmicas que son gasíferas, tres en Santa Fe y tres en la provincia de Buenos Aires. Le pusimos Manuel Belgrano, José de San Martín, la Vuelta de Obligado, la ensenada de Barragán, Brigadier López y Guillermo Brown", explicó antes de lanzar la chicana.