El Gobierno de Mauricio Macri tiene previsto anunciar un paquete de medidas que provocarán una ajuste aún mayor en medio de una crisis económica cada vez más fuerte y buscará tapar su impacto con la actualización de la ayuda social.

A la par que se decide un importante recorte de ministerios como consecuencia de la crisis política que atraviesa el Gobierno, Mauricio Macri pretende seguir con el salvaje ajuste a los argentinos e intentará disimularlo con una medida que contradice los preceptos de Cambiemos.

El objetivo del Gobierno es "inyectar dinero" en los sectores más vulnerables de la sociedad para paliar el peor momento de la economía, consignó La Nación.

Frente a un escenario de conflictividad social creciente, el macrismo analiza una mejora en la Asignación Universal por Hijo. Para eso, se activaría una cláusula del acuerdo con el FMI, que permite la ampliación de la ayuda social por $13.500 millones.

A la par de la AUH podrían también aumentar otros programas sociales, al tiempo que se analiza un esquema de beneficios en el transporte y de precios sociales en productos básicos.