El Gobierno nacional rescindió el contrato con Isolux Corsan, la empresa encargada de la construcción de la Usina Térmica de Río Turbio. La resolución 144/2018, publicada en el Boletín Oficial, le adjudica responsabilidad exclusiva a la compañía por la obra inconclusa. Sin embargo, en los fundamentos de la resolución existen precisiones que hasta ahora habían sido negadas u ocultadas por la administración de la Alianza Cambiemos.

Uno de los latiguillos utilizados por la administración central es que la obra de la Mega Usina había quedado inconclusa porque la anterior administración “se había robado todo”. Sin embargo, el texto de la resolución, firmado por el secretario de Energía, Alejandro Valerio Sruoga, afirma que la obra principal de la usina posee un 85 por ciento de avance físico.

Seguí leyendo en Cadena del Sur

En esta nota