La diputada de Cambiemos Elisa Carrió cometió un furcio durante su exposición en la Cámara de Diputados que la dejó mal parada y provocó la exaltación de los legisladores de la oposición.

"Quería aclarar una situación: cuando dije que era necesario que se mantengan las propinas y coimas, porque me parece importante", manifestó con total naturalidad, en un claro error sobre la frase que había lanzado de que la sociedad debía dar propinas.

"Fue un lapsus, lo miré a usted y me acordé del hermano de Rossi y me vino el lapsus de las coimas. Voy a seguir, me vino el lapsus Rossi", aclaró Carrió, entre risas, mientras la oposición le gritaba.

Embed

"Quiero aclarar que en otros momentos de crisis sociales nos llamaban y me llamaban como me están llamando cartoneros, y los cartoneros trabajan, la manicuras trabajan, muchísima gente que a veces un día corta el pasto trabaja y es necesario que las clases medias no supriman ese tipo de gasto".

"Es una forma de solidaridad, en momentos de crisis, el progresismo estúpido no saben lo que son los pobres", concluyó Carrió, visiblemente enojada.

Embed

En esta nota