La crisis impactó en el sistema de salud y el dueño de una clínica privada ahorcó a un jubilado que, junto a otros pacientes, se acercó a reclamar por la falta de prestaciones médicas.

Ocurrió en la Clínica Estrada de Remedios de Escalada que, por los despidos y problemas financieros, incumple con las prestaciones de la prepaga Medicina Privada. Por esta razón, los pacientes se quedaron sin atención médica y otras prestadoras de salud les piden mucho dinero para tomarlas por tener "enfermedades preexistentes".

protesta pacientes.jpg

Además de los problemas financieros, la Cínica despidió a más de 70 empleados, entre camilleros, enfermeros y administrativos por lo que no hay personal para garantizar la atención de los pacientes, según denunciaron ante Crónica Tv y La Izquierda Diario.

LEER MÁS: El Gobierno dejó de entregar vacunas por falta de fondos

Según denunciaron, los pacientes cuentan con el obstáculo que otras prestadoras les exigen hasta $300.000 para ingresar por tener "enfermedades preexistentes".

Ante esta situación, los pacientes se manifestaron en el lugar e increparon directamente a los dueños del centro de salud, Ricardo Bianco y Miriam Solá. Cuando el primero salió en defensa del segundo, se abalanzó sobre un jubilado y lo tomó del cuello.

En esta nota