El dólar registró una vertiginosa subida de un peso y medio y trepó hasta los $ 23,30. Marcó un nuevo máximo histórico en la mini-corrida, que inició el jueves de la semana pasada.

El Banco Nación, que mantiene una de las cotizaciones más bajas del mercado, lo compró a $ 22,70 y lo vendió a $23,30. En tanto que el dólar mayorista también tuvo una furibunda alza y avanzó un peso y 17 centavos, a $ 22,37.

Apenas en la primera hora de negociación, la divisa sumó 30 centavos en Mercado Único y Libre de Cambios (MULC). El alza obligó la intervención del Banco Central, que desembolsó u$s 400 millones, según las estimaciones de operadores.

Pero un nuevo repunte en el mercado mayorista hizo que el organismo dirigido por Federico Sturzenegger subiera la tasa de política monetaria hasta los 33,25%, que tampoco surtió efecto.

La cotización se disparó en la última hora de negociaciones, cuando superó los $ 23 en el mercado minorista y los $ 22 en el mayorista.