Mauricio Macri y Domingo Cavallo tienen una buena relación debido al millonario favor que le hizo el entonces presidente del Banco Central a la familia presidencial en la dictadura militar más sangrienta.

Por el negocio de la bicicleta financiera que generó el gobierno cívico-militar, todas las grandes compañías hicieron jugosas ganancias en el mercado especulativo, lo que fugaron al exterior. Pero al mismo tiempo se endeudaron hasta cifras que no pudieron pagar.

Por esto el régimen de facto, con Cavallo en el BCRA, decidió un salvataje que consistió en estatizar los pasivos de las corporaciones en 1982. Allí el grupo Macri le transfirió al Estado U$S 170 millones de endeudamiento.

De modo que transformó un problema de una empresa privada en uno público con los seguros de cambio que ató a la inflación.

LEER MÁS: El plan que Cavallo le vendió a Macri para salir de la crisis

En esta nota