Gimena Lopez Altobello es la mamá de Simona. La nena tiene 3 años y es electrodependiente por los problemas que tiene por su discapacidad, como la apnea. Desde hace ocho meses viven en un hotel que les había conseguido el Ministerio de Desarrollo Social, pero ahora se enteraron que “desde hace seis meses no pagan la estadía” y tendrán que irse.

La situación es desesperante: Simona y Gimena están en una pequeña habitación de Constitución, en medio de la zona roja, sin siquiera un baño propio y con todos los equipos médicos de la nena. Ahora, volvieron a quedarse en situación de calle, al igual que les sucedió el año pasado, y hasta que les den una solución una amiga las recibirá en su casa.

“Estoy desesperada, no sé qué hacer, no tengo nada, no cuento con dinero. No puedo llevar a Simona cualquier lugar por las enfermedades constantes que tiene. Si no la conecto se me muere a la noche, ella tiene apneas, tiene un montón de problemas. Necesito ayuda”, contó la mamá en un video que compartió en sus redes sociales.

En diálogo con El Destape, Gimena explicó que hoy sólo viven con la pensión por discapacidad que recibe por la condición de Simona: nada más que 5200 pesos, que se van en gastos básicos médicos y de alimentación. “Mi hija necesita cuidados por su salud, necesita una enfermera domiciliaria. Estoy sola con la gorda, no puedo trabajar, se me hace muy difícil porque la tengo que cuidar”.

"El Gobierno dice que busque presupuesto y me alquile algo"

El reclamo es que le otorguen un subsidio habitacional para no quedarse en la calle y que le den la enfermera domiciliaria, recomendada por el Hospital Garrahan, para que la pueda cuidar y que le de la posibilidad de trabajar. Sin embargo, para esto le piden que vaya a La Plata, pero le resulta imposible: “En el viaje hasta allá la nena se me muere”, planteó.

“No cuento con otra cosa que la pensión, y con eso vivimos las dos. El Gobierno dice que busque presupuesto y me alquile algo, y ellos me ayudan a entrar, pero después me las tengo que rebuscar. ¿Cómo pago un alquiler con 5200 pesos, los impuestos, los gastos de la nena, y aparte vivir?”, cuestionó.

Mientras, Gimena espera el llamado de Desarrollo Social para resolver la situación, que todavía no llega. “Es gravísima la situación que estoy pasando con la nena, estoy sola con ella. Soy mamá 100 por ciento, pero mi hija merece otra vida, las dos merecemos una vida más digna. Necesito ayuda, un poco de piedad. No puedo más sola”.

LEÉ MÁS: LOS OTROS DESAPARECIDOS DEL MAR: FAMILIARES DE EL REPUNTE EXIGEN JUSTICIA