Como consecuencia del ajuste realizado por el gobierno de Mauricio Macri, miles de argentinos no pueden afrontar sus compromisos de pago de préstamos y tarjetas de crédito y abonan hasta un 100% de interés anual.

La importante cantidad de trabajadores que ven reducida su capacidad de pago ya había sido alertada por los bancos, pero ahora también lo registran las estadísticas oficiales, que evidencian el crecimiento de la morosidad durante los últimos dos años y medio, según consignó Clarín.

La dificultades de pago se intensificaron en los últimos seis meses y alcanzaron el mayor nivel de los últimos 8 años. De acuerdo con el monitoreo de casos graves que realiza el Banco Central en junio, el 3,7% de las familias que sumieron compromisos no pagan hace 90 días o más.

En esta nota