El padre de Paulina Lebbos, la joven que fue hallada muerta en marzo de 2006 a la vera de la ruta nacional N° 341, en la localidad tucumana de Tapia, dijo que "no se puede descartar nada" tras darse a conocer una nueva línea de investigación que estaría vinculada al tráfico de drogas y que surgió en una de las últimas audiencias del juicio.

"No se puede descartar nada. Y más aún cuando sabemos que el fiscal Carlos Albaca no hizo nada durante mucho tiempo. Esto reafirma la trama de encubrimiento que venimos denunciando desde hace 12 años", indicó Alberto Lebbos, padre de la joven que era estudiante de Comunicación Social a la salida de tribunales.

Y agregó: "El plan de encubrimiento quedó más firme que nunca. Y no vamos a parar hasta probarlo". La pista vinculada al narcotráfico surgió luego de que una testigo declarara en el debate y brindara información sobre contactos que aparecieron entre la víctima, algunas de las personas imputadas y un presunto narcotraficante.

Al juicio que comenzó el pasado 6 de febrero llegaron imputados por el encubrimiento del asesinato, el ex secretario de Seguridad, Eduardo Di Lella; el ex jefe de Policía; Hugo Sánchez; el ex subjefe de la fuerza, Nicolás Barrera; y el ex subjefe de la Regional Norte de la Policía, Héctor Rubén Brito, quienes junto al policía retirado Hugo Waldino Rodríguez están acusados por el encubrimiento agravado del crimen.

El otro imputado es Roberto Luis Gómez, el único que estuvo preso con prisión preventiva y que está acusado de ser el autor del asesinato de la joven. En tanto, se conoció que el padre de la víctima, además del proceso penal lleva adelante dos demandas civiles en las que reclama más de 22 millones de pesos de resarcimiento.

En la primera demanda presentada por Lebbos ante la Sala III de la Cámara Penal contra Antonio Gallardo, Luis Gómez, Héctor Brito, Luis Barrera y Luis Olivera, el padre de la víctima pide 3.636.360 pesos por el "lucro cesante" de su hija y 975.240 pesos por la "pérdida de chance" de su nieta, quien debería haber recibido asistencia financiera por parte de Paulina.

También otros 975.240 pesos por "daño emergente" y a esto Lebbos sumó otros 5.586.840 pesos por "daño moral", lo que en total serían 11.173.680 pesos que reclama como resarcimiento a los acusados de encubrimiento.

En la segunda demanda, que presentó en la Sala I de la Cámara Penal, Lebbos pide el resarcimiento económico al exfiscal Carlos Albaca, a quien acusa de "incumplimiento de los deberes de funcionario público", por lo que pide también unos 11 millones de pesos que están distribuidos entre el "lucro cesante" de su hija; el "daño emergente"; la "pérdida de chance", y también por "daño moral".

En esta nota