Spotify creció en los últimos años hasta transformarse en la más importante plataforma de música en el mundo. Y con la popularidad, vino la piratería.

Numerosas aplicaciones surgieron con el fin de disfrutar de Spotify sin publicidad y con una cuenta regular. Pero esos tiempos se terminaron. En las últimas horas, la plataforma digital decidió el bloqueo de las cuentas en las que detectó una actividad sospechosa.

Para recuperarlas, los usuarios deben desinstalar Spotify, y volver a instalarla con todo en regla. Si la plataforma detecta nuevamente intentos de piratería podría cancelar la cuenta.

El servicio cuenta con dos opciones: una normal, que incluye publicidad entre las canciones, y una paga llamada premium, para disfrutar tu música sin interrupciones. Pero como dicen, hecha la ley, hecha la trampa.

LEÉ MÁS: ¿Chicles reciclados para la moda?

En esta nota