El Congreso ya debate la no criminalización del consumo de drogas

21 de noviembre, 2014 | 19.50
Por Iván Schargrodsky
Redacción El Destape
@ischargro

"Cuando se trate de cannabis (marihuana), 50 gramos o hasta seis plantas; cuando se trate de clorhidrato de cocaína, 5 gramos; cuando se trate de dietilamida de ácido lisérgico ('LSD'), 10 miligramos; cuando se trate de MDMA ('éxtasis'), 10 miligramos." Esas son las cantidades permitidas destinadas al consumo personal que determina el proyecto de descriminalización del consumo que elaboraron los equipos técnicos de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (SEDRONAR) con asesores del bloque kirchnerista en Diputados y se está debatiendo en comisiones.

La iniciativa que impulsa la oficina que dirige Juan Carlos Molina -que hace 10 días pasada fue recibido por el papa Francisco junto a un numeroso grupo de adictos recuperados- hace foco en la idea de no criminalizar al consumidor y es una modificación al Régimen Penal de Estupefacientes. Pena "con prisión de uno a seis años y multa de diez mil a un millón de pesos" al que "tuviere en su poder estupefacientes que no estuvieren destinados al consumo personal" según las cantidades dictaminadas por la iniciativa de la SEDRONAR.

Según la Encuesta Nacional de Consumo de Sustancias Psicoactivas, elaborada en 2009 y presentada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, la cocaína está cuarta entre las sustancias que alguna vez consumió lla población entre 15 y 64 años con un 2%. La sigue la marihuana con 7, el tabaco con 52 y el alcohol con 77. Además, en términos de persecución a usuarios, los datos de la Procuraduría de Narcocriminalidad de la Nación de 2012 muestran que se iniciaron 24599 investigaciones en causas por drogas y sólo el tres por ciento de las causas concluye en una investigación por comercio.

En otro países, como Portugal, cuando se despenalizó la tenencia de drogas para uso personal hace 13 años, el consumo en edad de secundario disminuyó un 50 por ciento. El índice de consumidores de cannabis es uno de los más bajos de toda Europa con un 8,2 por ciento y la cantidad de personas que se acercó a los servicios de salud a ser asistida por problemas de consumo de drogas aumentó un 120 por ciento.

Desde el ministerio de Justicia le contaron a El Destape que el anteproyecto del Código Penal, que tanta polémica desató a principio de año, estará terminado en febrero de 2015 y contempla estas políticas con lo cual reemplazaría a la iniciativa de Molina.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?