En 2018, el Congreso tuvo la menor producción desde la vuelta de la democracia: 36 leyes. Es el número más bajo de sanciones desde 1983, el año de la vuelta de la democracia, cuando se aprobaron 21 leyes.

Así se desprende del informe que realizó "Directorio legislativo", tras la finalización del período ordinario. "De las 36 leyes sancionadas en el período, 9 tuvieron origen en proyectos enviados al Congreso por el Poder Ejecutivo, lo que representa el 25 % del total", afirma el informe.

Además, agrega: "La tasa de participación legislativa del Presidente Macri en 2018 (25 %) experimentó una caída de 3 puntos respecto a 2017 (28%) y del 2016 (27%). En 2015, fue del 43%".

En diálogo con El Destape, el director de análisis político de esta organización, Matías Pellegrini, señaló que si bien el análisis cuantitativo indica la baja productividad legislativa "sería un error no acompañar dicho análisis por una mirada más cualitativa que contemple que 2018 fue un año en que se debatió mucho y profundo". Sobre este punto, la iniciativa que destacó fue la que buscaba la legalización del aborto, debate que señaló como "muy plural y abierto".

Por otro lado, advirtió que más allá de las cifras "existen distintas variables que influyen en la producción legislativa como que sea o no un año electoral, la composición legislativa y la coyuntura económica". Asimismo, marcó que "el año comenzó con un buen ritmo de trabajo legislativo pero en mayo, con la corrida cambiaria, el regreso del FMI y el debate por el aborto legal hubo un bajón de la actividad".

Del total de leyes sancionadas que tuvieron origen en el Congreso (27), 11 fueron presentadas por legisladores del oficialismo (40%), 8 por legisladores de la oposición (30%), mientras que las 8 restantes (30%) resultan de proyectos firmados por legisladores del oficialismo y la oposición.

En esta nota