Varios de los grandes clientes de los bancos están fugando dólares a diario sin que aparezca en los informes del Banco Central.

La maniobra es así: un gran cliente bancario tiene una cuenta corriente en pesos. Le dice a su banco "tomá 380 millones de pesos, comprame diez millones de dólares y transferímelos a mi cuenta en Uruguay".

SUSCRIBITE PARA QUE EL DESTAPE CREZCA

En 24 horas tiene los verdes del otro lado del charco. Las reservas caen 10 millones de dólares y no figura entre las ventas del Central intradiarias.

Esa es una de las formas en que los amigos de Luis Caputo están fugando las divisas que el FMI le prestó al país que y todos los argentinos tendrán que pagar.

Son pocos los que conocen la operatoria y menos los que saben que desangra reservas. Los medios de comunicación publican todos los días cuánto vendió el Central, pero no te dicen que las reservas caen mucho más.

La semana pasada se perdieron 554 millones de dólares por el retiro de depósitos y otros 1104 por esta operación. Así, las reservas están perforando el piso de 50 mil millones de dólares. De este total, 28 mil son de los depositantes. Sólo 22 mil se pueden vender. No deberían poder tocarse los 28 mil de la gente. El temor es que en algún momento el Central se quede sin verdes y termine dándole un bono a los depositantes a cambio de sus dólares. Por eso los más informados se la están llevando.