La Confederación Intercooperativa Agropecuaria Limitada (CONINAGRO) criticó duramente la vuelta de las retenciones, que generarán una mayor carga impositiva al sector exportador, y le advirtió a Mauricio Macri que "no hay lugar para más impuestos".

En la apertura del Primer Congreso Internacional de Cooperativismo Agroindustrial, el titular de esa entidad, Carlos Iannizzotto, advirtió que "no hay lugar para más impuestos, señor Gobierno" y aseguró que "las economías regionales no la están pasando bien y hoy son 12 de 18 las que están en una situación de crisis".

El presidente de CONINAGRO, que integró la Mesa de Enlace que en 2008 paró durante cuatro meses en rechazo a las retenciones a la soja, el trigo y el maíz, aseguró que "el campo tiene que ser una opción de vida".

En ese sentido, aseguró que el año pasado las producciones regionales aportaron cerca de un 10% al PBI, generaron exportaciones, "pagaron al fisco 243.000 millones de pesos y se prevé para el 2019 que ese monto será más del doble", además de generación de empleo.

Sin embargo, si bien remarcó que "la cadena agroalimentaria fue la única con balanza comercial positiva en el país, aportando el 63% de las exportaciones totales de la Argentina", en la actualidad "hay un problema, ya que las economías regionales no las están pasando bien y hoy son 12 de 18 las que están en una situación de crisis".

Por eso, le recordó al Gobierno que el país necesita "más divisas, pero también más mercado interno".

La semana pasada, en medio de una fuerte crisis cambiaria, económica y política, Mauricio Macri y Nicolás Dujovne, ministro de Hacienda, anunciaron un impuesto de $4 por dólar exportado. Luis Miguel Etchevehere, actual secretario de Agroindustria, minimizó su impacto y vaticinó que la carga se licuará con la devaluación del peso.