El Gobierno mantiene entre sus planes un ajuste brutal para el año próximo que se refleja en todas las áreas. Y la educación parece no estar entre las prioridades de Cambiemos porque desde Nación advierten fuertes recortes tanto en los niveles iniciales, primarios y secundarios.

Las caídas más marcadas se registran en los programas de Fortalecimiento Edilicio de los Jardines de Infantes, que cae un 57% en términos nominales y un 68,4% en términos reales; el Plan Nacional de Educación Digital, con un recorte del 58,8% nominal y del 68,8% real; la partidas para Infraestructura y Equipamiento, que caen un 69% nominal y un 77,1% real, y las Acciones de Formación Docente, que se reducen un 14% nominal y un 36,3% real, según informó La Nación.

"Es un recorte como no se hizo nunca antes en la historia argentina en el sistema educativo. Lo más grave es el ajuste en el programa de Infraestructura, porque en simultáneo se eliminó el fondo de la soja, que eran recursos que se usaban para hacer obras en las escuelas", concluyó el diputado Daniel Filmus.

El recorte global no es aún mayor por el crecimiento de los recursos destinados a las universidades. El programa Desarrollo de la Educación Superior experimenta un aumento nominal del 36%, lo que significa un incremento real del 1,7%, precisa un estudio de la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera).

Como los fondos para el sistema universitario concentran casi el 70% de los recursos que el Ministerio de Educación vuelca a sus 18 programas, la contracara de ese aumento es la caída de las partidas para educación inicial, primaria y secundaria.