El 2018 no fue un año positivo para el presidente Mauricio Macri en el ámbito deportivo y no por la derrota de River ante Boca en la Copa Libertadores. El fútbol fue uno de los terrenos que más dañó al macrismo si de política hablamos.

El año comenzó con la fuerte presión del Presidente para conseguir uno de sus anhelos históricos: el desembarco en los clubes de fútbol a través de las Sociedades Anónimas Deportivas.

Pero al igual que cuando fue dirigente de Boca, los dirigentes le dieron la espalda y se quedó de nuevo con las ganas. No sólo en la AFA, donde su ladero Daniel Angelici no tuvo peso, sino también en el Congreso, donde no logró una óptima correlación de fuerzas.

coordinadora de hinchas

Sin dudas, el nuevo fracaso del jefe de Estado fue consecuencia del trabajo realizado por la Coordinadora de Hinchas, un grupo de simpatizantes de diversos clubes que se organizó en torno a la defensa del rol social de la entidades deportivas y que crece cada vez más.

"Creemos que la batalla contra las SAD fue una de las pocas victorias que ha tenido el campo popular contra este gobierno de ricos para ricos. El macrismo viene con este capricho desde 1995 y nosotros siempre estuvimos preparados para defender a los clubes", aseguró a El Destape Hernán Aisenberg, integrante de la Coordinadora.

Y agregó: "Seguimos creciendo porque las asociaciones sin fines de lucro, como los clubes, somos el valor fundamental de socialización, la posibilidad de seguir agrupándonos. El macrismo no se puede llevar puesto esto".

Los daños causados por el mundo futbolístico al gobierno nacional también hirieron a la gestión de Horacio Rodríguez Larreta, quien hizo gala de su incapacidad para garantizar la seguridad en la final de vuelta de la Copa Libertadores entre River y Boca.

El desastroso operativo para trasladar al micro de 'Xeneize' desde su concentración al Estadio Monumental no sólo puso en peligro la integridad física de los futbolistas, sino la de miles de hinchas del 'Millonario' que fueron a disfrutar de una fiesta y debieron huir en medio de una salvaje represión policial.

bullrich y martin ocampo.jpg

Las consecuencias de la sucesión de fallos fue más allá de lo esperado. Lo que no pudieron ni los ajustes, ni los tarifazos, ni las políticas contra los trabajadores lo consiguió el fútbol: obligó a la renuncia de un ministro. El por entonces titular de Seguridad y Justicia porteño Martín Ocampo salió eyectado de su cargo.

En otro orden, a la par del crecimiento exponencial del movimiento feminista, las jugadoras de la Selección Femenina expusieron todos los destratos de la AFA y reclamaron ser escuchadas e igualdad de condiciones para entrenar y jugar las competencias oficiales.

seleccion femenina

Tras un año y medio sin poder competir por conflictos con la dirigencia, paros por falta de pago de los viáticos y hasta la utilización de una modelo en vez de una jugadora para presentar la camiseta, las chicas se hicieron sentir en 2018 y exigieron lo que les corresponde.

Si bien la igualdad en un ámbito en el que los hombres lo copan todo y concentran el negocio está lejos de alcanzarse, las futbolistas dieron pasos firmes y cerraron el año de forma esperanzadora: llenaron la cancha de Arsenal en el duelo de ida del Repechaje para clasificar al Mundial de Francia 2019 (goleó por 4 a 0 a Panamá y clasificó tras empatar en la vuelta 1 a 1), y que incluyó un pañuelazo por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

seleccion femenina