Contrarreloj, el Gobierno planea un ajuste aún más brutal en el Estado para que el FMI acepte adelantarle el dinero del préstamo de 50 mil millones de dólares y según un aliado mediático de Macri, el "ejército" de trolls estaría en la mira.

De acuerdo con lo publicado por el periodista oficialista Marcelo Bonelli en Clarín, el FMI aceptaría el plan B del Gobierno a cambio de un ajuste mayor, que implicaría un recorte extra por 192.000 millones.

En ese ajuste podría entrar la eliminación de "gastos como el 'ejército' que opera en las redes y le cuesta al fisco 200 millones de pesos", afirmó Bonelli.

En esta nota