Luis Carzoglio, el juez de la causa Independiente por la que se pidió la detención de Pablo Moyano, fue apartado como magistrado por dos denuncias no vinculadas a este hecho, sino anteriores. Sin embargo, su apartamiento, que será por 90 días, repercutió en la investigación que involucra al camionero.

Daniel Llermanos, abogado de la familia Moyano, advirtió a El Destapeque el apartamiento de Carzoglio, que es "transitorio", no afectaría directamente a la causa de su defendido. El fiscal Sebastián Scalera pidió la detención de Moyano por una supuesta asociación ilícita con barra bravas de Independiente, lo cual fue rechazado por el juez y apelado por el fiscal. Por ello, la decisión está en manos de la Cámara de Apelaciones y, por este motivo, Llermanos señaló "que esté Carzoglio o no, no tiene mayor relevancia" para la definición en torno a la libertad o no del camionero.

Sin embargo, el abogado de los Moyano apuntó contra el fiscal Scalera y lo acusó de "inventar toda la prueba que pueda" al intentar "crear una historia con biógrafos falsos, se está valiendo de los mismos procesados, prometiéndoles el oro y el moro en una actuación, a mi juicio, impropia de un fiscal".

En diálogo con El Destape, Llermanos dijo que "los procesados son los que están presos y no hay nadie más débil en una causa que un preso", pero "lo grave no es que se está forzando la verdad sino que se está inventando una realidad inexistente que seguramente no va a prosperar".

Si bien Llermanos advirtió que el fiscal "podría, eventualmente, hacer un pedido ante el nuevo juez con los nuevos elementos" para reabrir el pedido de detención contra Moyano, Scalera le dijo aEl Destape que "en lo inmediato no (considera avanzar) porque sigo indagando a algunas de las personas imputadas en función del nuevo relato del hecho que se hizo, pero estamos esperando la resolución de la Cámara".

El abogado de los Moyano apuntó fuerte contra el fiscal y remarcó en varias ocasiones que "las pruebas se están inventando" para lograr la detención de Pablo Moyano. Incluso, aseguró que "el que va a terminar dando explicaciones es Scalera" porque "nos dijeron que la Agencia Federal de Inteligencia y el Ministerio de Seguridad son el call center del Dr. Scalera".

Consultado por este medio, el fiscal negó las acusaciones: "No, no, no, no, no se a qué se refiere el Doctor, no sabría que... no tengo mucho que decir" sobre el presunto armado de pruebas.

LEER MÁS: Moyano ampliará la denuncia por presiones a la Justicia