El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, sobrevivió en su cargo pese al escándalo con su ex empleada Sandra Heredia, a quien tuvo en negro y puso a trabajar en el SOMU tras la intervención. Sin embargo, el encargado de poner un techo a las paritarias no salió ileso y su imagen quedó muy desgastada.

Un nuevo sondeo realizado por la consultora Ipsos muestra que el titular de la cartera laboral tiene apenas un 15% de imagen positiva mientras que la negativa asciende a un 49%. Esto lo pone como uno de los ministros con peor imagen de todo el gabinete nacional. En tanto, un 36% aseguró que "no sabe" o "no lo conoce".

En la última medición de Ipsos, realizada a mediados de diciembre y antes de que se destapara el escándalo con Heredia, Triaca ya poseía una imagen negativa alta (50%), pero su imagen positiva llegaba al 27% y un 19% afirmó que "no sabía" o "no conocía" al hijo del ex sindicalista del Plástico y miembro del Jockey Club.

Así, Triaca vio caer la cantidad de gente que tenía una imagen buena de él, que ahora optó por el silencio o no decir qué piensa del ministro.

Este último sondeo se realizó en enero, luego de que se conociera que Triaca y su familia tuvieron como empleada a Sandra Heredia, hasta que fue despedida luego de ser maltratada por Whatsapp y demostrara que fue empleada, al menos, desde 2013. Ella fue inscripta como empleada recién en octubre de 2015. Asimismo, Heredia reveló que fue anotada como empleada del SOMU, algo que Triaca justificó porque, decía, debía poner gente de "confianza".