El Debate Presidencial en vivo con Roberto Navarro y Marcelo Figueras Suscribite

X

Tiempo de crisis económica e inflación, y poder acceder a cualquier bien se hace cada vez mas inaccesible, incluso los cuidados para el placer y el goce.

Ocurre que los preservativos hoy posen precios exorbitantes, la clásica cajita con tres unidades alcanza los $100 pero el valor sube si el consumidor elige algunos con otras características; gustos como el de daikiri o frutillas, texturas y hasta sin látex.

Algunos condones superan los $100 como por ejemplo los que vienen sin látex y la caja vale $140. Estos son lo último en tecnología pero sólo las marcas líderes los comercializan.

El pack de 6 unidades asciende a $296. La versión más económica, y en este caso conveniente, es adquirir la caja grande por 12 unidades que cuesta $348.

No deja de ser un tema preocupante ya que el uso del preservativo es primordial para prevenir enfermedades de transmisión sexual o embarazos no deseados.

El condón sigue siendo el método más eficaz para prevenir el VIH/sida y otras enfermedades de transmisión sexual (ETS). A pesar de esto, sólo el 14,5% de los argentinos lo usan, mientras que el 65% lo utiliza en algunas oportunidades y el 20,5% nunca.

Estos datos surgen de una encuesta realizada a más de 30 mil personas de 14 provincias del país a las que la filial argentina de la ONG Aids Health Foundation realizó el test de VIH durante el año pasado.

En la página web de la Fundación Huésped informan los lugares dónde buscar los preservativos gratis.

Las obras sociales deben reintegrar el dinero gastado en preservativos

Tal como le revela un informe de Tiempo Argentino, las obras sociales y las prepagas están obligadas, por ley, a cubrir el 100% de los anticonceptivos que le sean recetados al paciente.

Pastillas, preservativos, hormonales inyectables, DIU (incluyendo la colocación), hormonales de emergencia y diafragmas. Todos ellos se encuentran dentro del Plan Médico Obligatorio, según lo establece la Ley 25.673 de Salud Reproductiva, y deben ser de entrega gratuita en hospitales y centros de salud públicos, pero también en las obras sociales y prepagas.

Obtenerlos parece ser simple: luego de una consulta con un médico se le pide la receta del anticonceptivo que puede retirarlo en el mismo hospital o centro, siempre aludiendo al genérico del medicamento y no a la marca. Con la misma receta puede dirigirse a su obra social o prepaga. Ahí los deben dar de alta en el sistema e indicarle en qué farmacias se puede retirar gratuitamente.

También se puede elevar el pedido o reclamo al teléfono del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable del Ministerio de Salud de la Nación: 0800-222-3444. Sin embargo, mientras aumentan los valores de los anticonceptivos, y se desconocen sus coberturas gratuitas, el Estado se aleja de su total abastecimiento: en 2018, por ejemplo, el programa “Desarrollo Sexual y Procreación Responsable” ejecutó apenas el 69% de sus 379 millones de pesos presupuestados.

En esta nota